rezarconlosiconos

Icono de El Salvador


 

Se observan los elementos siempre presentes en los iconos de Cristo.

Llama la atención la fuerte presencia que emana del icono, que manifiesta a un hombre joven, dotado de abundante cabellera, barba ligera y bigote.

Aunque el rostro del Pantocrator es casi siempre severo, el que contemplamos tiene un rostro bello con mirada intensa, dirigida a quien le observa, y manifiesta un gesto bondadoso.

Se insinúa una cruz formada por la línea horizontal de los ojos y la vertical del tabique nasal. Aparece adornado con la aureola propia del icono de Cristo, fuertemente dorada y señalando los perfiles de una cruz con las tres letras ómicron, omega y nú que significa "el que soy" (cfr. Ex 3, 14).

Su doble naturaleza se señala elocuentemente en los colores rojo y verde-azul de su túnica y manto. El rojo indica el amor y el sacrificio, propios de la misión salvífica de Cristo, mientras el azul señala la plena humanidad de su persona. La faja vertical de color dorado señala, a modo de estola, la dimensión sacerdotal y divina del personaje.

La mano derecha bendice transmitiendo la misericordia del Padre y señalando, con la posición de los dedos, tanto la unidad de la Trinidad (pulgar, meñique y anular unidos formando un círculo), como el misterio de su doble naturaleza (índice y corazón, mostrando una X).

En su otra mano, porta el libro de la vida anunciado el el Apocalipsis (Ap 5).

 

volver

 

 

El Salvador

En la predicación la persona de Jesús, su muerte y su resurrección son el centro del kerigma. En el Templo, en el Iconostasio o, más generalmente, en el conjunto del arte del iconográfico, el icono de Jesús ocupa el lugar principal como corresponde al personaje central de la Historia de la Salvación.

Hablar del icono de Cristo puede hacernos olvidar o, simplemente, velar que Él es el icono de Dios."Él es imagen del Dios invisible" (Col 1,15) y, como él mismo afirma, "quien me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre en mí? (Jn14, 9s).

La contemplación del icono de Cristo hace presente a Jesús el Salvador ( “Soter”, en griego, “Spas” en ruso) con la misma fuerza que la proclamación de su Palabra, y el triángulo contemplativo formado por el icono, el autor y el espectador se abre para acoger al representado. 

El iconógrafo, desbordado por la realidad del personaje, se fija en alguna de las innumerables facetas de su misterio y, a través de ellas, fija en madera y color la imagen del Emmanuel, el Pantocrátor, la Sabiduría divina, la vid verdadera...Es esta tensión entre la pretensión de hacer visible la inmensidad del personaje y las limitaciones de la tablilla y los pinceles, la que explica las innumerables familias que la figura de El Salvador ha dado lugar en la iconografía ortodoxa

Un intento de clasificación de la iconografía de Cristo llevan a considerar seis tipos diferentes, según las principales manifestaciones del Verbo en la Historia de la Salvación

El Salvador, en figura no hecha por mano de hombre, Mandylion

El Salvador, llamado Pantocrator.

El Salvador, en el Trono

El Salvador, en Majestad.

El Salvador, como Emmanuel

El Salvador, en el silencio.

El Salvador, como Deesis

El Salvador, como Sabiduría eterna del Padre

 

En las siguientes páginas de este sitio veremos las características iconográficas de Jesucristo en Majestad, como Pantocrátor; de la figura "no hecha por manos humanas", tal como se representa en el Mandylion; de la representación de el Salvador entronizado, signo de su venida final lleno de poder como Señor de la historia y juez anunciado en el Apocalipsis;  como profecía del signo de Dios con su pueblo, según la profecía de Isaias, en la imágenes de "el Emmanuel" (Is 7); y, contemplándole dentro de la Trinidad eterna, ya como Hijo eterno del Padre, antes de su encarnación, en los iconos de"Cristo en Silencio", ya como "Sabiduría divina",  presente en la creación.

En todos los casos una serie de reglas canónicas, propias de las cosas sagradas destinadas a la liturgia, darán unidad al icono del Salvador y permitirán su reconocimiento por los fieles.

La aureola o nimbo, que en los iconos es signo de la santidad divina, presenta siempre una cruz de tres brazos con las letras griegas ómicron, omega y nú, formando la leyenda "el que soy", tal como se autodenominó Dios ante la pregunta de Moisés (Ex3, 13-15).

Generalmente, presenta un rostro severo, con una mirada bondadosa. El gesto de su mano derecha bendice inequívocamente, mientras la posición de los dedos envía un doble mensaje. Por un lado, los tres dedos cerrados evocan la Trinidad, mientras que los dos abiertos hablan a quien le contempla de la doble naturaleza de Jesús. En este lenguaje de los dedos no es difícil encontralos formando el tetragrama de Cristo, I C X C. 

En el otro brazo porta un libro, según la profecía del Apocalipsis.

Hacer inteligibles estos "guiños" que el autor del icono hace al espectador, siempre referidos a detalles de la historia de la salvación, es la principal tarea, junto a la presentación del icono mismo, de los comentarios que acompañarán a las imágenes. 

Resaltando unos signos u otros, los diferentes iconos de Cristo van presentando rasgos que resaltan la persona de Jesucristo según la intención catequética del autor.

Pero estos iconos mencionados han dado lugar, cada uno de ellos, a verdaderas familias iconográficas, que durante siglos han proyectado protección y consuelo a los fieles ortodoxos, y han permitido venerar a través de ellos a la segunda persona de la Trinidad. Con objeto de hacer llegar esta riqueza espiritual de la Iglesia Ortodoxa, y sin ánimo de ser exhaustivos, recogemos una pequeña selección de iconos que el lector no tendrá dificultad en asignar a alguna de estas familias iconográficas

 

 

El Todopoderoso o Pantocrator ( griego παντοκράτωρ -omnipotente ) es la imagen central en la iconografía de Cristo, que lo representa como el Rey celestial y Juez

Esta imagen tradicionalmente ocupa el espacio de la cúpula central de una iglesia ortodoxa

Majestad o salvador en el poder: Cristo se representa en el fondo de un cuadrado rojo (el símbolo de la Tierra), que está inscrito en un óvalo azul (mundo espiritual).

El Salvador es representado sentado en un trono , a la altura de la cintura. En la mano izquierda hay un rollo o un evangelio , el de la derecha generalmente está en un gesto de bendición. Sobre el óvalo azul hay un rombo rojo (el símbolo del mundo invisible).

La imagen de Cristo el Todopoderoso se usa en iconos individuales, como parte de composiciones de Deesis , en iconostasios , pinturas murales, etc

El Salvador, no hecho por las manos humanas.

Recibe distintos nombres según el soporte de la imagen: 

.-sobre un tejido o paño:El Mandylion

.-sobre cerámica, azulejos, ladrillos, etc: Ceramydion).

 

Volver al principio

En Rusia está muy extendido el icono “Spas Mokraya Brada, una imagen en la que la barba de Cristo converge en una punta delgada y los cabellos caen simétricos a los lados, por haber sido impresa tras lavarse Jesús la cabeza y tener el pelo y la barba húmedos

El Emmanuel es un tipo iconográfico que representa a Cristo en la adolescencia.

El nombre de la imagen está asociado con la profecía de Isaías (Is 7: "La Virgen dará a luz un niño..."), cumplida con el nacimiento de Cristo (Mt 1).

El nombre de Emmanuel se asigna a cualquier imagen del Cristo-niño, tanto si está solo como si forma parte de la composición de alguno de los iconos de la Virgen y el Niño.

El Salvador misericordioso es una imagen de la iconografía de Jesucristo que hace referencia al tipo de icono Pantokrator.

Como rasgo característico de esta familia iconográfica,  la mano derecha aparece bendiciendo, mientras la izquierda sontiene el libro o rollo, que pueden estar abiertos o cerrados.

El Salvador de Smolensko, presenta a un Cristo joven, adolescente, en pleno crecimiento, mirando de frente.

La mano derecha se levanta ligeramente, insinuando el comienzo de un gesto de bendición, mientras en  su mano izquierda sostiene, como es habitual, un libro o un rollo.

San Sergio de Radonezh y Kirill Belozersky aparecen a sus pies en actitud suplicante.

En la parte superior del icono hay dos ángeles volando.

Sofia la sabiduría de Dios

Véase la página Sabiduría de Dios para un mayor conocimiento del tema

La sabiduría se hace una casa.

Imágenes similares de Sofía, la sabiduría divina, fueronmuy populares en la pintura de iconos rusa de los siglos XVI-XVII.

 

Volver al principio

Deesis.

Se trata de un ícono o de un grupo de íconos que tienen a CristoPantocrator en el centro, a su Madre a su derecha (la izquierda del espectador) y a su izquierda a Juan el Bautista, representados ambos con el cuerpo a Él dirigido y con el gesto tradicional de petición. 

Este icono simboliza la mediación de la Virgen y de los santos en favor de la Iglesia y la humanidad toda.  principal del rango de Deesis es la oración de mediación, la intercesión por la raza humana ante el Rey celestial y Juez.

El  rango de Deesis en todo iconostasio presenta siempre este motivo central, asistido por otros santos y mártires. 

El unigénito Hijo y Palabra de Dios. Es también, de hecho,  la Trinidad del Nuevo Testamento, (Museo de Arte Nizhny, en Novgorod).

En el centro está representados el Señor de los Ejércitos en gloria, con el Espíritu Santo como una paloma en el seno; abajo, el Emmanue sentado entre querubines, en la gloria apoyado por dos ángeles; en su mano derecha hay un tetramorfo (símbolos de evangelistas), en su mano izquierda hay un rollo con texto abierto

Arriba se representa al Señor Dios, el Creador de la Tierra y el Cielo. En su halo vemos dos cuadrados: son la imagen de la plenitud del conocimiento del mundo espiritual y el mundo de la mente. Gestiona el día y lanoche en la Tierra, el Sol y la Luna, en el cielo.

Abajo, el astuto adversario de Adán y Eva, expulsados del paraíso por el pecado original, por la desobediencia al mandato del Creador: no comas el fruto del árbol del bien y del mal o morirás. La imagen de la muerte es el infierno, donde las almas pecaminosas soportarán el tormento eterno.

En la parte inferior derecha, las bestias devoran a los pecadores y la muerte aparece con una guadaña sobre una bestia apocalíptica. 

 

 

 

 

Salvador del Buen Silencio, Ángel del Buen Silencio

El Salvador "en el silencio" es un  icono de  Jesucristo con figura de ángel, antes de la encarnación, en forma de un joven con dalmática blanca de anchas mangas, y cinturón decorado con perlas.

Las manos se cruzan y se presionan en el pecho. Es de los pocos iconos donde aparece el  Salvador sin libro ni rollo en la mano.

Como corresponde al periodo vital que expresa, el nimbo no es crucífero, sino similar a una estrella de ocho puntas, normalmente característico de Yhavé,  Señor de los ejércitos. La estrella está formada por dos cuadrados, uno de los cuales denota la Divinidad del Creador Todopoderoso, y el otro marca la oscuridad de la incomprensibilidad de lo Divino.

Recuerda el icono bizantino del Ángel del Gran Consejo. Aparece en Rusia en el siglo XV.

El unigénito Hijo y Palabra de Dios. Es también, de hecho,  la Trinidad del Nuevo Testamento, (Museo de Arte Nizhny, en Novgorod).

El icono presenta al Salvador con los atributos del “Anciano de los días”: la imagen de Jesucristo comol anciano de pelo que ya blanquea. La ropa es tradicional para la iconografía de Cristo, el nimbo muestra la cruz.

El icono se apoya en los textos del profeta Daniel, que  describe a Dios en la forma del anciano: “Miré y vi que colocaban unos tronos. Un anciano se sentó. Su vestido era blanco como nieve, su cabellera como lana limpísima; su trono, llamas de fuego; sus ruedas, llamaradas;” ( Dan 7, 9 ).

Se trata, pues, de la aparente presentación de la primera persona de la Trinidad, el Padre, con figura humana, en clara oposición al canos iconográfico, que proscribe las imágenes antropomorfas de las personas divinas, a excepción del Hijo.

En el icono, este punto de vista se respeta con la superposición del nombre de Jesucristo sobre la imagen del Viejo Anciano de días y el nimbo crucífero en la cabeza.

 

 

 

Volver al principio

El Ojo que todo lo ve.

Cuatro círculos concéntricos, con cuatro triángulos que salen de un círculo central más pequeño. Dentro de éste, figura la imagen de Cristo Emmanuel en ademán de bendecir.

En el primero de los cículos se lee: "Pongo mis ojos en los que son leales, ellos vivirán conmigo; el que sigue un camino perfecto, ese me servirá" ( Salmo101, 6).

El segundo círculo representa una cara con 4 ojos. La inscripción en la circunferencia: "Proclama mi alma las grandezas del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador"  ( Lc 1, 46s).  La Virgen María se eleva por encima de la tercera ronda, situándose entre el Emmanuel y Dios Padre, que está en el anillo exterior.

Éste se presenta con los brazos abiertos, en un gesto absolutamente acogedor, simbolizando el Ojo de Dios que todo lo ve. 

El icono tiene una gran riqueza teológica, capaz de expresar la esencia del mensaje cristiano y acoger bajo la misma figuración  a Dios Padre, a Dios Hijo y a la Virgen María.

Rey de la gloria (Cristo en la tumba)

El icono presenta a Cristo en la tumba, descubierto el torso hasta la cintura y con una pronunciada inclinación de cabeza. 

La Iglesia de Cristo. 

"La Iglesia de Cristo" (Tserkov Kristova, en ruso) es un ícono temático medieval que muestra a los apóstoles, con imágenes de su predicación y su muerte. También es conocido como "La predicación de los apóstoles" (Apostolskaya Propovyed) 


Alabado sea el Señor del cielo

El icono es una compleja composición llena de simbolismos que ilustra el Salmo 148. La parte superior está dedicada a la gloria del cielo, en cuyo centro está Cristo, sentado en un trono, rodeado de ángeles.

Bajo Él,  hay grupos de profetas, apóstoles, santos y todas las naciones justas,

En la parte inferior del cuadro abajo están los animales reales o míticos.

 

Volver al principio

El Salvador, la Vid Verdadera 

El icono "El Salvador, la Vid Verdadera" es un tipo iconográfico no frecuente que presenta a Cristo según sus palabras: "Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada" (Jn 15, 5).

En el icono presente, del S.XV, Cristo está en el centro de una vid, en cuyos sarmientos están presentes su madre, Juan el Bautista y  los Apóstoles, en una figuración que parece la traslación literal del texto evangélico.

En los siglos XVII y XVIII, este icono aumentará su valor catequético acogiendo un significado claramente eucarístico a través de pintar el viñedo surgiendo de sus manos. O, en otros, de significado eclesiológico, al hacer que la vid surja de su herida en el costado. 

El Ojo del Salvador

Cristo "Anapeson" (recostado, en griego) es un tipo iconográfico especial, que representa a Cristo como un niño, reclinado diagonalmente en una cama con los ojos abiertos y con la cabeza apoyada en su mano derecha, sobre un fondo que semeja un  jardín florido Desarrolla el texto "Judá es un león agazapado, has vuelto de hacer presa, hijo mío;  se agacha y se tumba como león  o como leona, ¿quién se atreve a desafiarlo?" (Ge 49, 9)

Su Madre  y un Ángel lo están velando, en un conjunto que recuerda una deesis.  Sobrevolando la cama hay un ángel  que muestra los signos de la pasión .

Es un icono del siglo XIV, aparecido en el monte Athos.

Cristo, el cordero de Dios

 

Rey de la gloria (Cristo en la tumba)

Cristo con la vestimenta propia de un Obispo simboliza el sacerdote eterno, el único, según el texto del salmista: "Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec ..." ( Sal 110, 4). 

 

El Árbol de Jesé

Este icono muestra, con una figuración absolutamente ingenua,  a Jesé tendido en el suelo, del cual surge un árbol genealógico con las imágenes  de sus descendientes y, por ello, de los antepasados de Cristo.

 

Rey de la gloria (Cristo en la tumba)

También llamado "Origen del árbol de la Cruz que da vida".

El desarrollo de la ilustración para el 11º kontakus de Acatista a Nuestra Señora "Todo el canto está vencido". El significado de esta historia está relacionado con la "Fuente del Salvador" del Monasterio del Todo Misericordioso en la muralla de la ciudad de Constantinopla, donde la procesión de Sofía de Constantinopla con la partícula de la Cruz Verdadera permanentemente en las cámaras imperiales se envió a la fiesta del Origen de los árboles honestos de la Cruz Santa



Oración

Estáte, Señor, conmigo
siempre, sin jamás partirte,
y cuando decidas irte,
llévame, Señor, contigo;
porque el pensar que te irás
me causa un terrible miedo
de si yo sin ti me quedo,
de si tú sin mí te vas.

Llévame, en tu compañía
donde tu vayas, Jesús,
porque bien sé que eres tú
la vida del alma mía;
si tú vida no me das
yo sé que vivir no puedo,
ni si yo sin ti me quedo,
ni si tú sin mí te vas.

Por eso, más que a la muerte
temo, Señor, tu partida,
y quiero perder la vida
mil veces más que perderte;
pues la inmortal que tú das,

sé que alcanzarla no puedo,
cuando yo sin ti me quedo,
cuando tú sin mí te vas. Amén.

Fray Damián de Vegas (España, siglos XVI-XVII)

Volver al principio